Te compartimos algunas claves para que ahorrar sea más fácil para ti y logres tus objetivos financieros.

Automatiza tus ahorros

El camino más seguro es configurar transferencias automáticas todos los meses desde tu cuenta bancaria a una cuenta de inversión, desde tu cuenta corriente a una de ahorros o desde tu cheque a un 401k. Automatizar tus ahorros con un 10% de tus ingresos es lo más recomendable siempre que sea una disciplina fija, constante y que eventualmente puedas aumentar.

 Invierte más agresivamente

Evita las inversiones de alto riesgo para ahorros que necesites en poco tiempo. Con objetivos de largo plazo puedes darte el lujo de ser más agresivo y un error que cometemos es que somos demasiado conservadores con los ahorros a largo plazo; empezamos a generar rendimientos compuestos. Los rendimientos compuestos significan que tus rendimientos generan ingresos y no sólo sus contribuciones, lo que permite que tu dinero crezca más rápido con el tiempo.

Como consejo final te sugerimos no sacar esos ahorros, porque de esta forma le estás robando a tu futuro y es posible que tenga que pagar impuestos por haberlo retirado anticipadamente.

Recuerda que la disciplina y la constancia son fundamentales para fortalecer el hábito del ahorro.