Siempre hay muchos asuntos que resolver en el hogar y diversas presiones financieras, por lo que ahorrar dinero puede transformarse en todo un desafío. Por lo general hay gastos que exigen ser prioritarios y algunos imprevistos que te desvían de tus metas. Por ello, requieres tener un plan de ahorro.


¿Qué es un plan de ahorro?


Se trata de una planificación estructurada de ahorro, con el objetivo de ir más allá de sólo guardar el dinero que sobra cada mes y crear apartados fijos de dinero, con una o varias metas específicas en mente.


De esta forma, un buen plan de ahorro es una hoja de ruta para mejorar tus finanzas; al implementar uno, estarás cuidando tu futuro y crearás una base sólida para alcanzar tus objetivos, ya que además de ahorrar, tendrás un mejor control de tus gastos e ingresos.


Lo anterior puede parecer complicado, pero no tiene que ser una tarea difícil.

Te compartimos los siguientes pasos para construir un buen plan de ahorro:

Empieza por saber en dónde estás

Analiza tu financiera para que determines cuánto puedes ahorrar. Por ejemplo, si gastas tu quincena antes de la siguiente, probablemente no puedas hacer planes para ahorrar mucho mensualmente. La idea es que identifiques cuáles son las partidas que puedes eliminar a fin de establecer una cantidad fija que puedas guardar cada mes.


Reduce tus gastos


Una vez que sepas cuánto dinero gastas puedes analizar qué áreas puedes disminuir o suprimir por completo.

No se trata de eliminar los cafés que compras por las mañanas, sólo de disminuirlos; lo mismo ocurre con el consumo de energía, si cada integrante de tu familia contribuye, pueden generar un ahorro significativo en el recibo de la luz.
Notarás que, con algunos pequeños cambios, es posible ahorrar una buena cantidad de dinero a lo largo de los meses.


Establece un propósito al ahorro


Siempre que inicies un fondo, debes establecer un objetivo, ya sea que se trate de un ahorro para vacaciones, el enganche de una casa, comprar un auto nuevo, pagar la educación universitaria de tus hijos, tener un plan de retiro o un ahorro para emergencias. La idea es ponerle nombre, meta y plazo, es decir una cantidad específica para ahorrar dentro de un tiempo determinado.


Planifica y gasta sólo lo que tienes


Planifica tus gastos con respecto a tus ingresos y procura evitar el uso de tus tarjetas de crédito u otras formas de financiamiento para tus compras mensuales.


Es muy fácil caer en la trampa de gastar con los ingresos que recibirás más adelante, pero eso podría llevarte a vivir fuera de tus posibilidades, terminando con muchas deudas.


Planifica tus gastos dentro de lo que ganes y no con tus ingresos anticipados. Por ejemplo, si quieres un auto nuevo, no te endeudes demasiado para comprarlo, hasta que puedas pagar el enganche.


No olvides que un plan de ahorro es una actividad en la que toda la familia se puede involucrar; comparte con tus hijas o hijos el valor del dinero y los beneficios de ahorrar. Hazles partícipes de la disciplina que se requiere para alcanzar las metas de ahorro que buscas.